Historia del Método Montessori

El método Montessori fue desarrollado para el servicio de la humanidad y sus principios se basan en años de paciente observación de la naturaleza del niño. Este método ha descubierto un nuevo niño, aquel que disfruta del trabajo espontáneo, tiene autodisciplina, es independiente y se construye a sí mismo por medio de una interacción con su medio ambiente. Este niño es una creación única, una nueva esperanza y un nuevo destino para la humanidad.

Porque Montessori es más que un método educativo, es una nueva forma de ver al niño y se constituye en una filosofía de vida, siendo viable trasladarla a todos los ámbitos del niño.

El método Montessori, implica creer en el niño y tener fe en que en su interior posee el potencial para irse construyendo a sí mismo convirtiéndose en el hombre que será mañana. 

Montessori es mucho más que el uso de materiales especializados, es la capacidad del educador de amar y respetar al niño como ser único e irrepetible.

La filosofía Montessori ve la educación como una ayuda para la vida, de ahi la responsabilidad como educadores de tener en nuestras manos el secreto de una humanidad que se está construyendo a sí misma.

María Montessori

 

María Montessori nació en la provincia de Ancona, Italia, en 1870.

Primera médico de la Universidad de Roma, estudió además filosofía, antropología y psicología.

Fue una mujer visionaria italiana, se preguntó como podía realmente curar a los niños de los centros ortofrénicos y psiquiatricos de Roma.

Inicia su trabajo con niños deficientes mentales y del trabajo pedagógico con ellos comienza a surgir el método Montessori. De ahí le encargan un grupo de sesenta pequeños de entre los tres y los siete años de un barrio desfavorecido, donde nace, la “Casa del Niño” su primera escuela Montessori.

Ella sabía que su método no era únicamente para los niños con deficiencia mental, sino que ofrecía a todos los niños un método más natural y rico en posibilidades para desarrollarse y crecer.

A través de sus investigaciones descubrió que todo niño tiene un amor natural por aprender, un interés inherente a explorar y ordenar sus impresiones del mundo

María Montessori era científica, siendo ahí donde radica la genialidad del método Montessori, que surge del niño y no del adulto, pues se basa en la antropología del desarrollo tanto físico como psíquico de los niños y de sus necesidades específicas de acuerdo a sus diversas etapas de desarrollo.

Es un método innovador ya que no tenía intención de ser un método, nace de un gran trabajo de observación y rigor científico.


 

 

ships.jpeg
 
video Block
Double-click here to add a video by URL or embed code. Learn more.

Nuestra Historia 

A partir de la demanda de un grupo de padres y madres y de la experiencia del Centro Humana, en 2010 , surge la creación de un proyecto educativo, basado en los principios de la pedagogía científica desarrollada por María Montessori.

En estos años hemos ido creciendo y aprendiendo mucho y actualmente estamos consolidados como Ludoteca.

Nuestra Ludoteca cuenta con  un proyecto de innovación educativa que presenta la posibilidad de una educación de calidad donde se promueven aprendizajes significativos, ya que el niño aprende en un ambiente de respeto bajo los principios fundamentales de la pedagogía Montessori: amor, libertad, respeto, autonomía, independencia, iniciativa, capacidad de elección, desarrollo de la voluntad y autodisciplina, que generan en el trabajo cotidiano un gran sentido del orden, una profunda concentración, respeto por uno mismo, por los demás y por el medio ambiente.

Un espacio donde cada niño y niña es capaz de desarrollar todo su potencial de forma armónica y positiva en todas las áreas y aspectos de su vida, a nivel emocional, social, cognitivo y físico.

Ponemos a disposición del niño un ambiente preparado donde podrá encontrar su propia guía interna que le llevará a construirse como persona libre, autónoma y propositiva. Cada ambiente ofrece a los niños un método estructurado y sensible en el que se van formando a su propio ritmo, usando sus propias habilidades, con la guía de un adulto entrenado y la libre elección de materiales de desarrollo especialmente diseñados.

En Montessori  los espacios  se organizan por etapas de desarrollo, observadas tanto por la Dra. Montessori como por educadores, filósofos o psicólogos de todo el mundo. 

Los espacios están divididos en dos ambientes donde los niños están agrupados de 2 a 3 años y de 3 a 6 años,  permitiendo a los niños crear una comunidad educativa donde desarrollar valores sociales como la cooperación, la solidaridad, el respeto y la paz.

Esta diversidad de edades  permite un desarrollo natural de habilidades de colaboración, cooperación, solidaridad y respeto. Los niños mayores son lideres y mentores, ayudan a los medianos y pequeños, aprendiendo a la vez de ellos paciencia y tolerancia. Los medianos desarrollan excelentes habilidades de conciliación y mantienen un gran interés por los demás, son el vínculo básico entre todas las edades.

Los pequeños brindan al ambiente su frescura, su interés por observar y aprender, además de desarrollar habilidades de escucha, de solicitar ayuda, de sencillez y humildad.

Cada una de las etapas, además está en diferentes momentos, ya que aunque los niños muestran tener características similares y tareas específicas a cumplir de acuerdo a su edad semejante, en el inicio de la misma vive con mayor intensidad un período de adquisición de habilidades, estrategias, conocimientos, vivencias y sensaciones. 

Ningún niño sigue el mismo ritmo de desarrollo, cada uno es único e irrepetible, aspecto fundamental que respeta un ambiente con diversas edades; ya que va ir desarrollándose de forma integral en todas sus facetas, llegando de forma natural, respetuosa y progresiva a retos cada vez más grandes pero sobre todo, más significativos para su vida.

Montessori al seguir las etapas de desarrollo respeta los períodos sensibles de cada una de ellas.

Los espacios de la Ludoteca,  cuentan con material sensorial específicamente creado por Montessori para que el niño, a través de la libre experimentación con todos sus sentidos vaya construyéndose a si mismo. 
Los materiales se encuentran en estanterías bajas, perfectamente ordenados, permitiendo a los niños acceder a ellos libremente, siguiendo sus ritmos e intereses. Al trabajar con un material durante semanas el niño se hace consciente de su capacidad para solucionar problemas y completar tareas. Descubre en el proceso el placer por aprender.

En nuestra ludoteca los educadores observan a los niños de cerca y les presentan los materiales de las distintas áreas según la etapa de desarrollo.  A cada niño se le impulsa a seguir avanzando pero siempre respetando su propio ritmo,  no existe presión por el avance o por el contrario.

Es importante destacar que a nivel España, existen varias propuestas serias similares, donde el respaldo de una pedagogía garantiza la formación de los niños; siendo este el primer centro con estas características en Galicia, teniendo la posibilidad de convertirse en un referente a nivel social, no tan solo en nuestra Comunidad Autónoma, sino fuera de ella.

Galicia Montessori está comprometida con la formación avalada por la Asociación Montessori Internacional ;acercando hace años la formación a Galicia y actualmente acogiendo en sus períodos de prácticas a alumnos de toda España y de todo el mundo que tiene interés en entrenarse en la metodología de la Dra. Montessori.